Diario de campaña de Sarkozy: 2 – Busco empleo

Dibujo: Etienne Barthomeuf http://www.pinkpigpage.com/

Me han fallado los cálculos. Y se me están disparando los cálculos en el riñón.

Creía que con lo de Mohamed Merah y Toulouse sería suficiente. Hicimos lo que pudimos, hasta llamábamos a la prensa antes que a los gendarmes y los alcaldes en las redadas para detener a los islamistas que tenemos fichados desde hace años.

Los servicios de inteligencia se me cabrearon porque hicimos estas operaciones demasiado rápido y no tenían suficiente material para incriminarles, pero que les den. Lo primero es lo primero.

Luego me he pasado la campaña zurrando a España y Grecia. Creí que funcionaría mejor.

Bien pensado, no se me ha dado tan mal, aunque me haya convertido en el primer presidente – candidato de la V República que no gana la primera vuelta. Eso me ha dolido. Pero estoy sólo a un punto y medio. Lo jodido es que tengo que virar a la derecha sin salirme demasiado del centro. A ver qué se nos ocurre, pero la Le Pen’a ha decidido no ponérmelo fácil.

Lo de ofrecer galletas Carla & Nicolas por venir a la sede de campaña y hacer un check-in en Foursquare me parece que es una gilipollez, pero los jóvenes del partido me decían que era ‘guay’.

Carla no lo lleva bien. Ya se había acostumbrado a su pequeño estudio de grabación en los sótanos del Elíseo, y al horno de pizza en el ‘Air Sarko One‘. Voy a preguntar si me dejarán llevármelo.

El debate debería favorecerme. Hollande es un coñazo y a mi la oratoria se me da bien, desde siempre.

En el fondo me importa un bledo que gane Hollande. Tal y como he dejado las cuentas públicas, el próximo presidente sólo va a poder hacer lo que le digan el BCE, Merkel y Bruselas. Eso lo sabe hasta Giulia, que no ha cumplido 6 meses.

Yo por si acaso, como siento la ola venir, le estoy quitando el polvo a mi CV, actualizándolo un poco. Voy a seguir con el borrador:

“Expresidente de la República con experiencia en crisis financiera internacional de magnitud desconocida se ofrece para un puesto no muy expuesto en las áreas de Defensa, hidrocarburos, Telecomunicaciones o las finanzas. <- Esto, mejor lo quito.

Guerra nuclear en la campaña presidencial francesa

Dibujo Etienne Barthomeuf/ guión elcruasanambulante.

Nicolas Sarkozy ha apretado el botón nuclear.

El objetivo no es Irán sino el Partido Socialista francés, su candidato a las presidenciales François Hollande y en el fondo es un intento de dejar a la izquierda francesa más arrasada que Nagasaki e Hiroshima juntas. Todo vale.

Es verdad que la negociación de Hollande con los Verdes has sido bastante torpe. Sobre todo sabiendo cómo se las gasta el contrincante.

François Hollande pactó un acuerdo anti-Sarkozy con los verdes de Eva Joly de cara a las presidenciales de 2012.

Cuando ya estaba a punto de firmarse, Hollande recibió una amigable llamada del gigante eléctrico Areva y el documento final incluía unos misteriosos retoques en el capítulo de la reducción del uso de la energía nuclear para producir electricidad.

En una sola tacada el líder socialista ha traicionado a los Verdes de Eva Joly y a la vez ha quedado como un ‘loco ecologista’ que quiere acabar con un sector estratégico de la economía francesa. Jugada maestra.

Sarkozy, que no las tiene todas consigo en los sondeos se encontró el plato servido en bandeja. Y se ha lanzado a ello con voracidad. Se ha desplazado a una de las mayores centrales francesas a explicar rodeado de trabajadores que él nunca abandonará la energía nuclear.

Los titulares son elocuentes. “Sarkozy atomiza a Hollande”; “Sarkozy no abandonará el sector nuclear”; “Sarkozy defiende el sector nuclear frente a la vuelta a la edad media del Partido Socialista”; “Sarkozy: el fin del sector nuclear una catástrofe, un cataclismo” 

Y eso que Hollande no busca -ni mucho menos- el cierre de las casi 90 centrales nucleares francesas.

Cuando François Hollande ha criticado la posición rígida de Angela Merkel en la solución de la crisis del euro Sarkozy ha arremetido contra sus declaraciones “anti-alemanas”. Esta estrategia de exageración, acoso y derribo está dando sus frutos. Hollande pierde puntos en intención de voto.

Una muestra del ambiente electoral.

Y lo que nos queda.

Las cumbres borrascosas de Sarkozy

“La historia se escribe en Cannes” rezaba el lema. Pues la historia del presidente en “su” cumbre del G20 ha terminado pasada por agua. Su única alegría ha sido una curiosa ‘entrevista bipresidencial’ con Barack Obama, de efecto limitado.

El guión estaba claro: el G20 tenía que ser arranque triunfal de la campaña para las Presidenciales:

Este es el ambiente que debería haberse respirado en Cannes

Cannes, sol, glamour, bellas mujeres y coches de lujo. El presidente convertido en héroe mundial tras librar al mundo de Gadafi y salvar la economía global liderando la UE junto a su amiga Angela en el Consejo Europeo del 27 de octubre. Dejando el nacimiento de su hija en un discreto segundo plano.

Según lo establecido, Sarkozy iba a pasearse por Cannes con sus Ray Ban, reformando el sistema financiero mundial, obligando a China a vender mas caro, prohibiendo los bonus de los banqueros y forzando a pagar un impuesto por sus transacciones a los oscuros financieros en la sombra. Repartiendo.

La guinda era ver lo amigos que son Sarkozy y Obama. Coleguitas. Intercambio de bromas sobre la nueva hija de Nicolas: “Barack, cada día te pareces mas a Bill Cosby, eres un cachondo”. En fin. Eso, Sarkozy como mejor amigo del amigo americano.

Esto último sí se ha cumplido.

La entrevista junto a Obama, emitida en diferido y en prime time en las dos principales televisiones de Francia nos ha dejado momentos casi milagrosos. Como el plano en el que Nicolas queda a la misma altura que Barack. Minutos de magia televisiva.

Decimos bien Barack y Nicolas, porque el objetivo de la entrevista y el tema principal fue demostrar lo amigos que son ambos estadistas. Se imponía el tuteo, vaya.

Los entrevistadores… Bueno, estaban Laurence Ferrari, ex amante de Sarkozy según la rumorología y buena amiga confirmada, y el jefe de Informativos de France 2 David Pujadas, catalán renegado y con fama de ser un Sarkozysta de tomo y lomo.

Vamos, que Nicolas Sarkozy estuvo cómodo en el plató. Pero el resto del ‘weekend’… Buf.

 

Primer disgusto.

A 15 días de la cumbre de la gloria va Moody’s y amenaza con degradar la calificación de la deuda francesa. PÁNICO TOTAL es poco para describir el escalofrío que recorre el Elíseo.

Ayer lunes el primer ministro François Fillon presentó los presupuestos más austeros desde la II Guerra Mundial ¿Para qué sirve el primer ministro en la presidencial República? Para comerse marrones como este.

Segundo disgusto.

El desalmado de Papandreu, al que le tuvieron que salvar la vida el fin de semana anterior decide hacer un referéndum preguntando a los griegos si quieren hipotecar el futuro de su país en las próximas décadas ¡A quién se le ocurre!

Sarkozy, que quería aparecer en Cannes como el lider humilde y de andar por casa que es, tiene que enfadarse, darle con la regla en las manos a Papandreu y amenazar con quitarle el postre.

Tercer disgusto.

Los rebeldes le han afeado la victoria en Libia filmando con el teléfono móvil el fin poco estético de la exitosa campaña. Vaya.

Hasta el bueno de Bernard Henri-Levy, amigo de Sarkozy e impulsor de la operación ha escrito sobre sus dudas sobre este final-principio para Libia.

Le Canard Enchainé, que es como WikiLeaks pero en papel recogía hace dos semanas fuentes de que el fin de Gadafi estaba anunciado. El servicio secreto francés y el estadounidense estaban de acuerdo en que Gadafi soltando discursos en La Haya tenía más peligro que Ahmadineyad trabajando en una central nuclear.

Cuarto disgusto.

El borrador de la cumbre… Bah. Algunos avances, pero no ha habido acuerdo para la tasa a las operaciones especulativas, que luce mucho, y los bonus de los banqueros serán vigilados pero tampoco te creas que

Quinto disgusto

Una vez más, a Sarkozy le han traicionado los micrófonos y la prensa ha revelado una conversación privada que mantuvo con su amigo Barack. Nicolas llamó mentiroso al primer ministro israelí Benjamin Netanyahu. Obama le respondió: ¿tú estás harto de el? Yo tengo que lidiar con él todos los días. Noticia del periodista Dan Israel

¿Podría ser peor? ¿Podría haber llovido?

Sexto disgusto.

Ha llovido. Mucho. Las imágenes echadas a perder. La carrerita por la croissette más bien tristona ¡Con lo bien que habría quedado en el amanecer soleado de la Cote d’Azur! Un desastre. No Comment, merci euronews

Pobre Nicolás.