Huelga de la huelga

En Francia hacen huelga. En general. Porque la huelga general que hicieron el martes 12 de octubre -día de la Hispanité- tuvo mucha publicidad, pero aquí tu vas un día cualquiera a currar en autobús y te encuentras un cartelito: “En raison d’un mouvement social des risques de perturbations sont à prévoir”. Encima con eufemismos, muy francés. “En razón de un movimiento social se prevén riesgos de perturbaciones”. ¿Movimiento social? Nunca sabes muy bien por qué hacen huelga. Los campeones del ‘mouvement social’ son los trabajadores del transporte público.

¡Hay un pobre hombre (o una pobre mujer) que se ha montado un blog sobre las miserias que pasa en el cercanías C de París!: Galere (s) dans le RER C. y la gente está cada vez más hasta las narices (ver los comentarios del foro), pese a la encuesta que afirmaba que el 70 por ciento de los franceses apoyan la convocatoria del martes. Acusan a los trabajadores con condiciones privilegiadas (los ferroviarios lo son) de tomar como rehenes a los usuarios.

Y claro, esto es como Pedro y el Lobo: a fuerza de hacer ‘huelguitas’, cuando quieren protestar por algo gordo, tienen que liarla parda. Y en esas estamos: Ya van cuatro o cinco jornadas de huelga general contra la reforma de las pensiones (6 o 7 días si sumamos las convocatorias por otros motivos). La mayor parte de las refinerías están paralizadas. El Gobierno ha autorizado el recurso a los ‘stocks’ estratégicos de carburante para los camioneros, varios puertos están cerrados y la SNCF, la Renfe francesa, lleva con las dichosas ‘perturbaciones’ desde el martes. Y lo que les queda. O nos queda.

Doctor, ¿es grave? No, c’est la grève. (huelga=grève)

 

Para hacerse una idea: la ley de servicios mínimos es del año 2007, y los sindicatos protestaron mucho cuando se aprobó. Antes era sálvese quien pueda. Ahora también, pero menos.

Yo hago huelga de la huelga. Osea, curro. Y sólo quiero pirarme de fin de semana como un buen Cruasan Ambulante. A ver si lo consigo. Me temo que tengo por delante una jornada de Galere dans la SNCF.

La huelga del Cruasán

Yo no sé si voy, de todas formas vivo en Francia. Para los expatriados de larga duración como los cruasanes que escriben, estos días de huelga general son rarunos.

Como ocurre en las elecciones, en los grandes escándalos o tras un atentado, miramos más internet, las radios, telediarios, preguntamos más a los colegas… De repente, se nota más la distancia.

En Francia las huelgas son como los cruasanes o las baguettes: algo cotidiano ¡Pero allí hace ya ocho años de la última!

A mí la huelga general de 2002 me tocó en España: lo de Urdaci, el decretazo, y luego vendría lo de Cé-Cé-O-O y todo eso (gran momento político-mediàtico) mezclado con las manis contra la Guerra de Aznar, al menos en mi recuerdo.

Y yo ¿iría a la huelga si estuviese en España? Pues no lo sé.

Es posible que estuviera trabajando en un medio en el que -con un salario en torno a los 1000 euros- me harían saber, enseñándome la carta de despido, que sí, que tengo derecho a hacer huelga pero poco. Y eso contando con que tuviera un trabajo! Es posible.

Toxo y Cándido, todo el día juntos. Foto: AFP

Políticamente no veo yo nada claro lo que se juegan los unos (Cándido y Toxo que parecen Epi y Blas, todo el día juntos últimamente) y los otros ( la derecha y esta especie de Gobierno). Me parece más bien turbio.

Si me decidiese a hacer la huelga, entonces habría ido sin dudarlo a la pasacalles de precari@s que empezaba a las 17:00 en Tribunal.

Esa sí que es una causa ‘impepinable’ y urgente que merecería un par de semanas de huelga. Y no está entre las prioridades de la reforma laboral del Gobierno, y me temo que tampoco mucho entre las de los sindicatos, pese a la cantinela.

Rachida y el Sexo

“Me he equivocado. Sí, y qué. El otro día me invitaron a la tele y dije que “Cuando veo que algunos (fondos de inversión extranjeros) piden tasas de rentabilidad del 20 ó 25 por ciento con una felación casi nula…”. Por supuesto, quise decir inflación.

¿Qué pasa? No es tan grave ¿no? Al fin y al cabo los fondos de inversión extranjeros son un mundo excitante, muy parecido a la seducción. Le puede pasar a cualquiera… Y bueno, para una vez que me invitan a la tele, tenía que hacer que se recordara mi intervención, ¿no?

Desde que Sarkozy decidió aparcarme en el Parlamento Europeo no levanto cabeza… Con los ríos de tinta que he hecho correr… No hay derecho, he tenido una vida muy difícil. Aunque bueno, nada peor que cuando dijeron que el padre de mi hijo era José María Aznar.

Quiero dar las gracias al Cruasán Ambulante por darme la oportunidad de explicarme”.

Rachida Dati – Eurodiputada y ex ministra del Gobierno de Sarkozy.

PD: si queréis ver mi intervención, es por aquí. En Youtube la han censurado los de Canal+

Sarkozy: la amnesia histórica o algo peor

Cambiamos el tono risueño del Cruasán. Pero es que lo que está pasando en Francia es serio. Lo suficiente como para la ONU haya dado la voz de alarma sobre el trato que se está dando a los inmigrantes y sobre todo a los gitanos en los últimas semanas.

Bueno, es que hasta los miembros de su propio partido están escandalizados.

Todo ha empezado con un suceso de los que suceden -redundando se llega a Roma- periódicamente en un país con una historia de inmigración tan larga.

En Julio, un grupo de gitanos la montaron parda en Saint-Agnan, un pueblecito del centro de Francia.  Los gendarmes ni se atrevieron a a salir del cuartel mientras los gitanos cortaban árboles y quemaban coches para protestar por la muerte de uno de los suyos en un control policial.

La respuesta fue inmediata. Con su tono característico, entre chulo y mafioso, y sobre todo vengativo, Nicolás Sarkozy anunció el desmantelamiento de la mitad de los campamentos de gitanos, que a partir de entonces “suponían un problema”, en un país que cuenta con una red de áreas acondicionadas especialmente para ‘les gens du voyage’ las ‘gentes viajeras’.

Han pasado poco más de 15 días y las fuerzas de seguridad han cumplido con creces. Ya van más de 40 campamentos desmantelados. Si pueden, los policías ponen de patitas en la frontera a los extranjeros. Deportan a búlgaros y rumanos que a menudo han vivido más tiempo en Francia que en Bucarest o Sofía.

Lo que es peor, los xenófobos franceses se sienten respaldados por su Gobierno para insultar y amenazar a los gitanos. Lo denunciaban el otro día en France Info las asociaciones de apoyo a los ‘roms’.

Esta semana, con mis horarios descabellados, di con un reportaje escalofriante en France 2. Frente a la deportación de los judíos trata una parte de la historia francesa que todavía escuece, y mucho. El papel del Gobierno Colaboracionista francés en la deportación de miles de judíos a los campos de concentración y de exterminio nazis. Francia envió al matadero no sólo a judíos, también a extranjeros, apátridas, comunistas…

No he podido evitar relacionar los dos hechos, y no soy el único, también lo ha hecho un diputado conservador francés. Estigmatizar, señalar con el dedo… Es ni más ni menos que la semilla de la locura que se desató entonces.

Qué tendrá este hombre en la cabeza.

Mi duda es si Sarkozy lo hace para ganar votos en la extrema derecha o para desviar la atención, pero debería hacer un poco de memoria histórica. En el peor de los casos, el presidente es muy consciente de lo que está haciendo, de cómo está prendiendo la mecha de la bomba racista ¿Liberté, égalité y fraternité?

Entonces, hasta los Cruasanes, ‘gentes viajeras’ y extranjeros por definición estamos en peligro. Yo, por si acaso, voy haciendo la maleta.

Pero ¿De qué va este blog de gilipollas?

La Piba, El Árabe, El Maricón y El Judío. Son los autores del blog ‘C’est la gêne’ (no tengáis miedo de mi vena léxica, no voy a intentar traducirlo). El subtítulo es “¿De qué va este este blog de gilipollas?” (C’est quoi ce blog de connards). Se  presentan como “cuatro amigos, cuatro minorías oprimidas, cuatro visiones del mundo, cuatro toca pelotas (casse-couilles).

Lo he descubierto navegando en WordPress.com, ahora que damos los primeros pasitos blogosféricos, y es uno de los blogs en francés con más visitas. Si El Cruasán Ambulante es entre otras cosas la mirada a Francia de dos cruasanes españoles, ‘C’est la gêne’ es la mirada, ácida y borde, pero muy francesa, de cuatro franceses.

De hecho su última entrada se llama ‘Carta a Francia’, sobre el debate de las ‘narcosalas’, una cuestión calentita, que ha dividido a la UMP (el partido de Sarkozy) y que ha sido cerrado de un plumazo por el primer ministro François Fillon que, tirando del manual del perfecto conservador, ha venido a decir que las narcosalas sólo sirven para favorecer el consumo de drogas. Más en el blog Drogues News. Inrockuptibles.

Fillon y las drogas. Ole torero