Valerie Trierweiler: François, tu República por un tweet

No está claro si está saludando, o disparando (AP Photo/Christophe Ena, Pool)

Hay tuits ligeros, que se pierden en internet sin pena ni gloria. Otros pesan como el plomo.

Y el de la más-o-menos-primera-dama de Francia ha sido una bomba atómica. Un tuit. Sólo uno.

https://twitter.com/valtrier/status/212483414463492096

“Ánimo a Olivier Falorni que no ha desmerecido, que lucha al lado de los ‘rochelais’ desde hace tantos años en un compromiso desinteresado.”

¿Qué maja no? Sí, pero es que Olivier Falorni es un socialista rebelde que ha decidido presentarse a la segunda vuelta de las elecciones legislativas francesas contra Segolène Royal.

Y Royal es “la ex”.

La rebeldía de Falorni se había convertido en uno de los puntos calientes del tremendo lío que son las elecciones a la Asamblea Nacional.

Pero ¿Quién es Falorni?

Muchos en Francia también se lo preguntan.

Un hombre de partido de los de toda la vida, que el domingo decidió enfrentarse en segunda vuelta a la ‘starlet’ Royal, compuesta y sin ministerio tras la victoria de su ex, padre de sus hijos: el presidente de la República François Hollande. Y la señora Trierweiler es la actual novia -en riguroso arrejuntamiento- de Hollande.

Ofensiva en defensa de Royal

El polit-buró socialista al completo había salido en defensa de Royal: que vaya deslealtad, que menuda indencencia romper la disciplina interna del partido…

Él se defendía diciendo que ha trabajado toda la vida por La Rochelle y en la Rochelle y que no veía por qué tenía que dejar paso a Royal, de la que de paso denuncia un carácter de mil demonios.

Ayer Martine Aubry, jefa de los socialistas, fue a La Rochelle -en plena recta final de la campaña- para defender a Segolène. Ahí, al solete.

Falorni denuncia que los socialistas han prometido el oro y el moro a los ayuntamientos y las asociaciones de la región, sin sobornar pero casi.

Hollande, deseando apoyar a la ex candidata Royal, pero mordiéndose la lengua porque la estatura que quiere dar a la Presidencia no le permite entrar en las trifulcas del partido.

La tensión reinante daba una idea clara de lo importante que resulta la victoria de Royal para el Partido Socialista.

Y en estas va Trierweiler, se deja llevar por su condición de periodista y de novia, y con un sólo tuit ‘enviado desde mi iPhone’ le da al botoncito azul y hace saltar todo por los aires.

!KABOUM!

https://twitter.com/valtrier/status/212483414463492096

Si se lee con detenimiento, Mme Rottw… perdón, Trierweiler, está diciendo con sutilidad elefantástica que el compromiso de Segolène Royal es interesado. Para cazar ministerio a la primera remodelación.

Hoy la noticia abre boletines, telediarios y semanarios, que han llegado justo a tiempo para cambiar la portada. La derecha, atomizada desde la partida del pequeño Nicolas, encantada, claro.

El Trierweilergate hace las delicias de todos los editorialistas, que ya andaban un poco aburridos después de tantos años de emociones sarkozyanas.

Competición de titulares. Mi favorito: “Valerie Trierweiler tuitea su odio contra Segolène Royal” Obra maestra de Le Journal de Femmes.

Lo más gracioso es que la más-o-menos-primera-dama no se ha molestado en borrarlo pese a la que se ha montado. No es un gazapo, le ha salido de los trierweilers decirlo y lo ha hecho.

En Twitter proponían rebautizarle el cargo de ‘primera dama’ a: “La piba de Hollande”

Twitter también censura las parodias de Sarkozy

Qué tendrá Twitter que al acercarse una cita electoral los políticos comienzan a llamar a la compañía para que suprima las falsas cuentas con su nombre, los ‘fakes’, que tienen el único y noble objetivo de cachondearse del político en cuestión.

Le pasó a Mariano Rajoy con @nanianorajoy y ahora le pasa a Sarkozy, que acaba de inaugurar su propia cuenta para intentar recuperar el tiempo perdido y pescar algún votante despistado.

El equipo de campaña del presidente-candidato ha reconocido “haber señalado” las cuentas paródicas a la compañía del pajarico azul.

El falso Twitter @_NicolasSakozy , que llevaba soltando chorradas desde 2010 ha sido brevemente suprimido aunque anoche volvió a ser activado. Por vergüenza, supongo.

La respuesta ha sido la creación del hashtag #SarkoCensure y una multiplicación de las cuentas paródicas, como no podía ser de otra manera.

Igual la Moncloa llamó al Elíseo: – “Oye Nicolash, monta un poco de barullo en Twitter, verásh qué bien. A mí me funcionó”.

La referencia francesa en cuentas – parodia es @kaboul_fr. Si entendéis el francés -y entendéis Twitter- vale la pena seguirles. Su especialidad es Dominique Strauss-Kahn.

Ayer tuiteaban esto mientras DSK era interrogado sobre el ‘affaire’ de prostitución en el hotel Carlton de Lille.

https://twitter.com/#!/___DSK___/status/171907974992904192

¿Nadie tiene un ‘plan cul’ (sexo) para esta noche en Lille?

Volviendo a las parodias del cartel de campaña de Sarkozy: se ha creado una página, Ma France Forte, que ya lleva repertoriadas ¡¡Más de 15.200!! 

“Faites-vous plaisir”, como dicen por aquí.

“Se ha hecho justicia” El Elíseo celebra la muerte de Bin Laden

“Para las víctimas del 11 de septiembre de 2001 se ha hecho justicia. Esta mañana Francia piensa en ellas y en sus familias.”

Era el mensaje que ponía la cuenta oficial del Elíseo en Twitter a eso de las 9 de la mañana del lunes, poco después de que el mundo conociera la noticia de la muerte de Osama Bin Laden.

Fue el bloguero Erwann Gaucher el primero en subrayar que hablar de Justicia era una afirmación cuanto menos extraña, teniendo en cuenta que Bin Laden fue disparado en la cabeza y en el pecho por un comando especial del Ejército de EEUU.

Gaucher (que quiere decir zurdo) se preguntaba si el ‘Community manager’ del Elíseo (el que maneja twitter, Facebook y estas cosas) se había lanzado por su cuenta a valorar la operación, para concluir que no, porque la misma expresión estaba en el comunicado oficial del Elíseo. El post de Erwann Gaucher ha sido retomado por algunas de las páginas web más punteras como OWNI o Rue89, y por supuesto Libération también ha criticado la postura oficial.

También el Partido Socialista francés ha alzado la voz para decir que una ejecución en una operación militar no es lo que se considera “administrar justicia en la tradición de la República francesa”, matizando que la muerte de Bin Laden sí se puede considerar un paso adelante en la Guerra de Civilizaciones.

LA foto. Pete de Souza/The White House http://www.flickr.com/photos/whitehouse/5680724572/

Ayer el presidente Nicolas Sarkozy hizo una referencia velada a la muerte de Bin Laden durante la ceremonia en la que se recibieron los cadáveres de las ocho víctimas francesas del atentado de Marrakech, entre ellas una niña de diez años. “Los terroristas saben a partir de ahora que no tendrán descanso (…) Lleve el tiempo que lleve… meses o años” dijo.

En España, que como el resto de los países occidentales ha alabado la mal llamada operación Gerónimo, Pilar Portero y Ana R. Cañil nos cuentan desde los pasillos del Congreso lo incómodo que resulta a los miembros del Gobierno responder a la sencilla pregunta: “Bin Laden ¿vivo o muerto?”. Cómo quema la patata caliente.

A mi, como a tantos otros, me da escalofríos que se celebre una ejecución extrajudicial. Poco a poco se nos está dejando caer que este “éxito histórico” se consiguió gracias a las torturas en Guantánamo.

Además, con el paso de las horas vamos sabiendo que lo que el lunes por la mañana era un perfecto guión de Hollywood, con el malo defendiéndose hasta el final y utilizando a su mujer como escudo humano, hace aguas por todas partes y está cada vez menos claro.

Hoy, rara excepción, el Cruasán no se ríe.