“Se ha hecho justicia” El Elíseo celebra la muerte de Bin Laden

“Para las víctimas del 11 de septiembre de 2001 se ha hecho justicia. Esta mañana Francia piensa en ellas y en sus familias.”

Era el mensaje que ponía la cuenta oficial del Elíseo en Twitter a eso de las 9 de la mañana del lunes, poco después de que el mundo conociera la noticia de la muerte de Osama Bin Laden.

Fue el bloguero Erwann Gaucher el primero en subrayar que hablar de Justicia era una afirmación cuanto menos extraña, teniendo en cuenta que Bin Laden fue disparado en la cabeza y en el pecho por un comando especial del Ejército de EEUU.

Gaucher (que quiere decir zurdo) se preguntaba si el ‘Community manager’ del Elíseo (el que maneja twitter, Facebook y estas cosas) se había lanzado por su cuenta a valorar la operación, para concluir que no, porque la misma expresión estaba en el comunicado oficial del Elíseo. El post de Erwann Gaucher ha sido retomado por algunas de las páginas web más punteras como OWNI o Rue89, y por supuesto Libération también ha criticado la postura oficial.

También el Partido Socialista francés ha alzado la voz para decir que una ejecución en una operación militar no es lo que se considera “administrar justicia en la tradición de la República francesa”, matizando que la muerte de Bin Laden sí se puede considerar un paso adelante en la Guerra de Civilizaciones.

LA foto. Pete de Souza/The White House http://www.flickr.com/photos/whitehouse/5680724572/

Ayer el presidente Nicolas Sarkozy hizo una referencia velada a la muerte de Bin Laden durante la ceremonia en la que se recibieron los cadáveres de las ocho víctimas francesas del atentado de Marrakech, entre ellas una niña de diez años. “Los terroristas saben a partir de ahora que no tendrán descanso (…) Lleve el tiempo que lleve… meses o años” dijo.

En España, que como el resto de los países occidentales ha alabado la mal llamada operación Gerónimo, Pilar Portero y Ana R. Cañil nos cuentan desde los pasillos del Congreso lo incómodo que resulta a los miembros del Gobierno responder a la sencilla pregunta: “Bin Laden ¿vivo o muerto?”. Cómo quema la patata caliente.

A mi, como a tantos otros, me da escalofríos que se celebre una ejecución extrajudicial. Poco a poco se nos está dejando caer que este “éxito histórico” se consiguió gracias a las torturas en Guantánamo.

Además, con el paso de las horas vamos sabiendo que lo que el lunes por la mañana era un perfecto guión de Hollywood, con el malo defendiéndose hasta el final y utilizando a su mujer como escudo humano, hace aguas por todas partes y está cada vez menos claro.

Hoy, rara excepción, el Cruasán no se ríe.

Giro de 360º. Cambio en el Gobierno de Sarkozy

Lo anunció hace cinco meses y Nicolas Sarkozy, más que cambiar el Gobierno, lo ha podado. Ha quitado lo que le sobraba:

Gobierno Sarkozy
Sarkozy ha dejado el Gobierno pelao.

Jean Louis Borloo, que siempre parece que se acaba de levantar, es de centro y se las da de ecologista. Su cargo era “ministro de Estado, ministro de Ecología, de Energía, del Desarrollo Sostenible y del Mar” (en serio).

La secretaria de Estado Fadela Amara, presidenta y fundadora de Ni Putas ni Sumisas, una feminista de origen argelino que entró en el Gobierno prometiendo hacer algo por los jóvenes de los suburbios y se ha ido prometiendo hacer algo.

El ministro de Exteriores Bernard Kouchner, miembro fundador de Médicos Sin Fronteras, un poco histriónico a veces, o Rama Yade que tenía la virtud de hablar el mismo lenguaje que los jóvenes de los suburbios… gente así: los de la apertura que prometió Sarkozy al asumir el cargo.

La poda empezó hace tiempo con Rachida Dati, la de los lapsus.

El que también desaparece es Eric Woerth, tras comerse él solito la reforma de las pensiones, con la que se montó, y el escándalo Bettencourt, todavía sin terminar, pero esa es otra historia. Y vaya historia.

Y claro, para no dejar el Gobierno tan pelao ha llamado a sus colaboradores más fieles como el temible alcalde de Burdeos Alain Juppé… Y varios ex-villepinistas, sólo por pinchar, porque Sarkozy y Villepin andan a la gresca. Se queda el más temible aún Brice Hortefeux en Interior, un as de la seguridad y super amigo de Nicolas.

El análisis generalizado es que Sarkozy se protege con vistas a las elecciones de 2012.

Pero el mejor resumen ha sido el de la ministra de Economía Christine Lagarde, que sigue en el cargo: esta mañana ha ido a la radio y ha explicado que el nuevo Gobierno “es totalmente revolucionario, porque el principio de la revolución es dar un giro de 360 grados”. Y a casita, o al Ministerio. ¿Ha metido la pata o se ríe de nosotros? se preguntan en Media Part.

Francia se mofa del Air Sarko One

Un avión de 180 millones de euros para estar a la altura de Estados Unidos. Ya sabíamos que Nicolas Sarkozy suele estar muy preocupado por estar a la altura, como describe este video del magnifiqueLe Petit Journal‘ de Canal +:

El aparato ha sido estrenado para viajar a Corea del Sur, donde Francia asume la presidencia del G20… Y ya sabemos también cuánto le gusta a Sarkozy presidir cosas, lo que sea. Es fácil imaginarese la conversación doméstica en el Elíseo:

“- Carla, no me puedo presentar a presidir el G20 con esta mierda de avión. Parece un vespino. Obama se ríe de mi.

-Ya lo sé, Nico, ‘mon amoureux’, pero es que no sé si ‘les français’ van a entender que estrenes tu avioncito ahora, con la crisis, la reforma de las pensiones… Te voy a componer una canción.”

La prensa nacional se lo está pasando bomba con el avión. Para empezar, le han puesto el mote. Le Monde titulaba ayer “Air Sarko One, un avión convertido en el símbolo del bling-bling presidencial”. (El bling-bling es el lado ‘chic’ del presidente de las Ray Ban. Hay hasta un grupo de Facebook sobre el tema, Nicolas Bling Bling).

Ayer en BFM TV después de presentar las características del avión, terminaban diciendo: “sin embargo el Air Force One del presidente Obama es diez metros más largo y además, tiene dos”. Qué mala leche.

Que conste que el Airbus que ha comprado Sarkozy con la ingente cantidad de pasta que pagamos al fisco francés es de segunda mano. Un Airbus A330 vendido por Air Caraïbes por 80 millones. 

Además hay que decir que los antiguos aviones de la Presidencia francesa no permitían viajar a Asia o América sin escalas  y por lo visto perdían la cobertura dejando incomunicado al presidente hacia el final del viaje.

Los otros 100 millones de euros se han ido en convertirlo en un avión presidencial como debe ser. Ducha, habitación privada, sala de reuniones, centro de comunicaciones encriptadas…

(No perderse el ‘carré économique’ para los colaboradores más lejanos y los miembros del equipaje. Viajar ahí sí que debe dar síndrome de la clase turista)

Encima, algún periodista sin escrúpulos se ha inventado que el avión tenía un horno de pizzas italiano para contentar a ‘Carlita’.

En España tenemos un poblema de exceso de prensa del corazón. En Francia, la prensa no tiene corazón. Al menos con su presidente.